No Somos Perfectos, ¡QUÉ ALIVIO!

ddddd

Si algo es común a todas las personas es la imperfección. El ser humano es limitado por naturaleza, lo que implica que es normal que a veces nos equivoquemos. Por tanto, la cuestión no es fallar o no fallar, porque siempre cometeremos errores, sino cómo reaccionamos ante los fallos.

Si cuando nos equivocamos, nos lo echamos en cara y somos muy duros con nosotros mismos, no generaremos más que frustración y pesimismo. Sin embargo, si ante los fallos los reconocemos con humildad y tratamos de aprender de ellos, nuestros errores nos servirán para crecer. Se convertirán así en oportunidades de desarrollo y mejora.

Además, admitir nuestros fallos con naturalidad nos libera de la presión de tener que hacerlo todo siempre bien. No nos podemos pedir a nosotros hacerlo todo bien, tampoco nos lo pueden pedir los demás, ni se lo podemos pedir nosotros a ellos. Nada de eso es humano. Lo que sí podemos pedirnos es tratar de hacer las cosas lo mejor posible.

Somos personas, es decir, limitados. No podemos con todo. Superman no existe aunque a veces nos pensemos que tenemos que ser como como él, es decir, perfectos, sin poder cometer fallos. Nada más alejado de la realidad. ¡Qué alivio dejarnos ser seres humanos!

¡Un fuerte abrazo a todos, y si queréis,  nos vemos en el siguiente post!

Pablo Maella

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *


3 + = cinco